Dicen que el secreto está en la masa. Y es cierto! no sólo para obtener un sabor y textura únicos, sino porque la masa suele ser la parte menos saludable en una pizza. Por qué? Porque normalmente se elabora a base de harina de trigo refinada u otras harinas con gluten y/o un índice glucémico elevado.

Con esta receta aprenderás una técnica muy distinta, porque no lleva gluten ni levaduras y es rica en grasas saludables, imprescindibles para la formación de las membranas celulares, la absorción de las vitaminas liposolubles y el buen funcionamiento del sistema hormonal.

    INGREDIENTES:
  • 85g de de almendras, crudas y con piel.
  • 55 g de teff.
  • 1 cucharada de moringa en polvo.
  • 1 cucharada de cúrcuma.
  • 1/2 cucharada de pimienta negra.
  • 1 cucharada de semillas de lino molidas + 3 cucharadas de agua.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

    • PROCEDIMIENTO:
  • 1. Precalentar el horno a 200º.
  • 2. Mezcla el lino con el agua y deja reposar 15 minutos.
  • 3. Coloca las almendras y el teff en el vaso de la batidora, selecciona el programa "Frutos secos" y pulsa ON. Obtendrás una fina harina.
  • 4. Añade el aceite y el lino remojado. Traspasa la masa a un papel de hornear y trabájala con las manos hasta que esté todo bien integrado. Presiona la masa contra la superficie de trabajo, aplanándola y dándole forma redonda.
  • 5. Añade la salsa y los ingredientes a tu gusto y hornea 180º unos 12 minutos.